Skip to main content

Se estima que un coche convencional tiene alrededor de 4.000 componentes fabricados por multitud de proveedores de diferentes países. Incluso un sencillo frigorífico combi está compuesto por cientos de elementos que incluyen multitud de carcasas plásticas o metálicas, un condensador, dos compresores, una interfaz HMI, un termostato y un larguísimo etcétera. Si cada fabricante intentara producir todos los componentes de sus vehículos o electrodomésticos, probablemente su fabricación le resultaría ruinosa. Por eso es tan importante contar con un fabricante de diseño original (ODM).

Esta misma lógica es aplicable a todo tipo de dispositivos de menor tamaño y complejidad, como la electrónica de consumo, los dispositivos médicos o los que integran el llamado hogar conectado, entre otros. Por eso las grandes marcas comerciales deciden recurrir a proveedores para que produzcan las piezas y componentes específicos que necesitan sus manufacturas y poder ofrecer así precios más competitivos con unos determinados estándares de calidad.

Un fabricante de diseño original (Original Design Manufacturers ODM) es un proveedor que, como IDELT, se ha especializado en la fabricación de determinados elementos y componentes, y ha perfilado soluciones de altísima calidad muy difíciles de fabricar por el cliente final en términos de competitividad.

Una de las auténticas propuestas de valor de los ODM es que son capaces de diseñar componentes de forma específica para resolver las necesidades concretas de cada cliente. Aunque en cada sector productivo hay gran cantidad de elementos que son comunes a diferentes marcas comerciales y su fabricación está estandarizada, muchos otros fabricantes reclaman a sus proveedores soluciones personalizadas, específicas y de un altísimo valor añadido para confeccionar productos diferenciales y de lujo.

Para poder responder a esta demanda las empresas proveedoras deben configurar un proceso productivo integral que aborda diferentes fases y que tiene en la calidad y el acompañamiento al cliente dos de sus señas de identidad. En el caso de IDELT, este proceso productivo involucra a sus diferentes departamentos, desde el comercial hasta el de I+D y el servicio postventa, para que el resultado sea excepcional desde cualquier punto de vista.

Antes de determinar el alcance y las características de su trabajo, es necesario distinguir a los Original Equipment Manufacturers (OEM) de los Fabricantes de Diseño Original (ODM); estas últimas son empresas que fabrican los productos que han sido previamente diseñados por otra compañía. En este caso, el ODM únicamente tiene que adecuar su proceso productivo a las necesidades concretas del producto, que vienen dadas por su cliente OEM, sin embargo, los OEM diseñan y producen sus propios productos con características y estilo únicos, aunque basados en los requisitos o demandas del mercado; es decir, el OEM es el propietario del diseño original del producto y lo fabrica con un margen de personalización gracias al conocimiento y la tecnología del ODM.

Por esa razón los ODM como IDELT llevan a cabo procesos productivos integrales que abarcan varios pasos: 

Diseño

El cliente transmite una necesidad concreta para que el ODM pueda diseñar una propuesta con determinadas características, diseño, estética y funcionalidad. Este proceso incluye la aportación de ideas y líneas de trabajo para extraer los primeros bocetos, y requiere un diálogo constructivo entre ODM y cliente que culmina con el intercambio de ideas que contribuirán a dar forma al producto final.

Prototipado

La fase de elaboración de prototipos es una de las más importantes de cara a la configuración del producto final, y consta de dos procesos:

  • La comprobación de que el montaje de las piezas es el adecuado.
  • La verificación de que las sensaciones de uso responden a las expectativas del cliente.

El prototipo es el que permite al cliente final saber de antemano si la propuesta que se ha empezado a producir es la que necesita desde el punto de vista del diseño y de la funcionalidad.

Fabricación de moldes y utillajes

La fabricación de moldes es una de las partes más críticas del proceso que requiere una tecnología específica para adaptarlos a los materiales y al volumen de producción previstos. En esta fase se realizan los últimos ajustes para evitar retrasos, especialmente durante la fase de homologación.

Producción en serie

Una vez validados los moldes y utillajes comenzara la producción en serie. Para ello, se debe comprobar que las series se producen sin defectos, rebabas, ráfagas o cualquier otro tipo de defecto. Este proceso de verificación y optimización continúa con el tratamiento específico de los moldes para que las piezas incorporen la estética predefinida que garantizarán una experiencia de usuario única. El diseño definitivo se lleva a la producción en serie, en función de las necesidades del cliente.

Leave a Reply

Abrir chat
1
Need help?
Idelt S.L.
Hi, how can we help you?